¿En qué te podemos ayudar?

Correo electrónico

Es necesario elegir un tema para el correo electrónico.
Es necesario elegir un producto.
Este campo es necesario.
Este campo es necesario.
0/600 Caracteres
Este campo es necesario.

¿Cómo deseas que te contactemos?

Este campo es necesario.
Se requiere teléfono a 10 dígitos.

Escribe el código


  

Ingrese el campo correctamente.
¡Gracias! El mensaje ha sido enviado. El mensaje no pudo enviarse.

Llámanos

Servirte es nuestra prioridad en Banorte. Por ello, nos ponemos a tu disposición en Banortel, nuestro centro de contacto telefónico.

Banortel:
  • Ciudad de México: (55) 5140-5600
  • Monterrey: (81) 8156-9600
  • Guadalajara: (33) 3669-9000
  • Resto del País: 01-800-BANORTE (01-800-226-6783)

Chat BANORTE

En Banorte, servirte es nuestra prioridad. Con este fin, contamos con un Centro de Contacto especialmente diseñado para personas físicas.

BanorteLoginPortlet-Banorte

Actions
Loading...

Z7_G218H3C0K0NLA06QOM7F2B0H06

Actions
Loading...
 
Por el momento la búsqueda por mapa no está disponible.
Cerrar mensaje

1. ¿Qué deseas buscar?

Tipo de oficina:
Lista de Resultados
Horario
No hay resultados para los criterios de búsqueda que seleccionaste, por favor inténtelo de nuevo seleccionando diferentes criterios.
Tienes que escribir una ubicación antes
 
 

Serás direccionado a la página del Aliado Banorte (TERCERO) que seleccionaste en dónde podrás consultar más detalle de la información y contratar el servicio. La información que proporciones al salir de este portal es responsabilidad del aliado (TERCERO), la cual se rige por sus propias políticas de seguridad y aviso de privacidad.

CONTINUAR
CANCELAR
 
 

Navegarás en un sitio ajeno a Banorte, el cual administra su propia información y política de privacidad y seguridad

MORITZ KRAEMER, DE LANDESBANK, PREVÉ UNA RECESIÓN MODERADA EN EE. UU.  Y VE A MÉXICO ORIENTADO A LA ESTABILIDAD

 

Ciudad de México, a 22 de noviembre de 2023.  La economía mundial ha comenzado a dar señales de desaceleramiento y Estados Unidos se perfila para experimentar una ligera recesión a principios del próximo año. En entrevista para Norte Económico, el podcast de Grupo Financiero Banorte, Moritz Kraemer, Economista en Jefe y Titular de Investigación en el banco Landesbank Baden-Württemberg (LBBW), advirtió que los factores que han impedido que se genere una contracción durante 2023 se han agotado.

Veo una recesión leve a principios de 2024, pero no deberíamos asustarnos demasiado. No es comparable a la crisis financiera (de 2008) ni a la recesión del COVID. Esta será una recesión superficial. Creo que hay varias razones por las que las cifras del tercer trimestre han sido extraordinariamente sólidas en los Estados Unidos, y eso se debió principalmente a dos factores: el consumo privado y la acumulación de inventarios”, destacó en entrevista.

Del lado del consumo privado en Estados Unidos, Kraemer señala que los hogares han agotado el exceso de ahorro que generaron durante el confinamiento de la pandemia y que más de 40 millones de personas han regresado a pagar sus deudas estudiantiles, lo que significa que van a tener menos dinero para gastar. De manera similar, la demanda externa ha disminuido por una desaceleración económica global impulsada en gran parte por el nuevo paradigma que enfrenta China.

La economía mundial se está desacelerando y se está desacelerando estructuralmente, lo cual tiene que ver con dos factores principales. Uno es que la economía de China ya no es tan boyante y dinámica como lo ha sido durante casi tres décadas. Esto también tiene que ver con que el viejo modelo de negocios de China está llegando a su fin. Tenemos un problema demográfico. La población se está reduciendo. También tenemos un nivel de apalancamiento en las empresas muy alto. Y también los dirigentes están obstaculizando la inversión privada en las empresas. Todo parece más regulado que antes”, señaló el economista.

En relación con las tasas de interés de los bancos centrales, Kraemer considera que el ciclo alcista ha terminado. Ahora la gran duda es determinar cuándo empezarán los recortes y, en ese sentido, advierte que hay un sentimiento generalizado de que será antes de lo esperado y por eso los mercados han visto fuertes subidas últimamente.

Sin embargo, las autoridades monetarias, especialmente la Reserva Federal y el Banco Central Europeo, estarán renuentes a bajar sus tasas demasiado rápido para evitar errores cometidos en el pasado reciente y que les ha costado credibilidad.

“Creo que probablemente (las tasas) permanecerán en el nivel actual durante más tiempo de lo que muchos inversionistas esperan. Así que creo que hacia mediados del próximo año, la Reserva Federal comenzará a hacer recortes y el Banco Central Europeo un poco después. El proceso desinflacionario en Estados Unidos probablemente esté un poco más avanzado y luego disminuirá gradualmente la tasa a lo largo de varios trimestres. Pero no volveremos al entorno de tasas cero o al entorno de tasas casi cero que teníamos, a menos que suceda algo totalmente inesperado, que nunca podremos excluir”, explicó el Economista en Jefe del LBBW.

Elecciones y nearshoring

Moritz Kraemer también señala que las elecciones presidenciales en Estados Unidos del próximo año tendrán poco impacto debido a que los comicios se celebrarán hasta noviembre. No obstante, reconoce que hay gran incertidumbre acerca del futuro que tomará el país ya que existen grandes diferencias entre los dos partidos que compiten por el poder.

“Me preocupa que un presidente republicano, especialmente Donald Trump, provoque una menor integración económica global a través de políticas proteccionistas, aranceles más altos u obstáculos no arancelarios al comercio. Y eso, por supuesto, producirá un mayor efecto de dumping en la economía mundial, porque el comercio internacional es una situación en la que todos ganan”, expresó.

En medio de la turbulencia económica que afecta a los mercados emergentes, México ha destacado por estar mejor posicionado que el resto. Además de contar con una fuerte autoridad monetaria, el Gobierno ha demostrado una gran responsabilidad fiscal independientemente del partido que esté en el poder. La relocalización de las cadenas de suministro, mejor conocida como nearshoring, también ha sido un factor que ha jugado a favor del país.

México es probablemente uno de los pocos países que seguramente se beneficiará de la desglobalización […] cuando hablo con empresarios (en Alemania), la gente mira a México con mucho mayor interés del que han tenido en mucho tiempo porque se encuentra afuera (del problema). Especialmente si tenemos otra presidencia de Trump y otra guerra comercial con Estados Unidos, con la UE, uno quiere estar dentro de la tienda de campaña y México lo está. Así que creo que este es un punto óptimo y es importante que se utilice”, concluyó.

La entrevista completa está disponible desde este miércoles en Spotify, Apple Podcast y GF Banorte.

Para más información a medios de comunicación:

Para más información a medios de comunicación contactar al equipo de Comunicación Externa:

Número de contacto: (55) 8471-7481 

oo00oo

 
Transcripción

[02:11] – Alejandro Padilla

Como cada semana los saluda Alejandro Padiila, Economista en Jefe y Director General Adjunto de Análisis, y también como cada semana me da muchísimo gusto poder saludar a Lucero Álvarez, ¿cómo estás Lucero?

 

[02:31] – Lucero Álvarez

Alejandro ¿Cómo estás? Hola a todos, empezamos Marcando el Norte. Estamos en la recta final del 2023 y bueno pues ya empiezan las perspectivas económicas para el siguiente año, para el 2024, hay factores que implicarían en el crecimiento económico como el conflicto en Israel, una guerra en Ucrania que tampoco termina, procesos electorales en algunos países, una inflación que aunque está cediendo todavía se encuentra por encima de los objetivos de los bancos centrales. Hoy hablaremos de las perspectivas económicas y geopolíticas para el 2024, por cierto que Moritz Kraemer, economista en jefe y titular de investigación en el banco LBBW se encuentra de visita en México y pues nos acompaña en este episodio. Alex, vamos a Coordenada Actual.

 

[03:14] – Alejandro Padilla

Perfecto, muchísimas gracias Lucero, y bueno es momento de cambiar la conversación a inglés, bueno creo que esto te lo puedo mencionar en español. Bienvenido Dr. Moritz Kraemer a México y muchísimas gracias por estar en el podcast Norte Económico de Banorte.

 

[03:14] - Moritz Kraemer

Muchísimas gracias.

 

[03:14] – Alejandro Padilla

Ahora sí cambiamos a inglés, creo que eso nos va a ayudar mucho a la conversación. Ahora que acabamos de cambiar al inglés, creo que una de las principales preguntas que tenemos en todo el mundo es esta idea de recesión, la recesión que se pronosticó ampliamente en los últimos años, pero que no ha llegado todavía. Así que creo que será muy útil para nuestra audiencia si pudiera hablar sobre la idea de la recesión el próximo año, si va a suceder o no. ¿Qué va a pasar con Estados Unidos, dado su importante vínculo con la economía mexicana? Hace poco hicimos un estudio en el que analizamos que el 58% de la economía mexicana es altamente dependiente de Estados Unidos. Entonces creo que este es uno de los temas claves para todo empresario o cualquiera que tenga que tomar decisiones en México. Entonces, ¿puede hablarnos de estos riesgos de recesión? ¿Qué representa qué países pueden enfrentar una recesión el próximo año? Quiere hablarnos de este tema, por favor. ¿Doctor Kraemer?

 

[04:45] -Moritz Kraemer

Si, muy bien. Muchas gracias. Me temo que tengo malas noticias porque la economía mundial se está desacelerando y se está desacelerando estructuralmente, lo cual tiene que ver con dos factores principales. Uno es que la economía de China ya no es tan boyante y dinámica como lo ha sido durante casi tres décadas. Esto también tiene que ver con que el viejo modelo de negocios de China está llegando a su fin. Tenemos una demografía muy adversa. La población se está reduciendo. También tenemos un nivel de apalancamiento en las empresas, que es muy alto. Y también los dirigentes están rechazando la inversión privada en las empresas. Parece más regulado que antes. Entonces esto elimina parte del dinamismo de la economía. Y, por supuesto, China ha sido uno de los principales impulsores del crecimiento económico mundial en los últimos 20 años. Entonces esto está bajando. Y en términos de recesión, creo que la región más vulnerable es probablemente Europa y la zona del euro, y en particular el país de donde vengo, Alemania, que tiene una de las perspectivas de crecimiento más débiles para el próximo año, lo que depende también del hecho de que que la tendencia de la globalización que tan bien nos ha servido ahora está retrocediendo un poco, lo cual tiene que ver con tensiones geopolíticas.

 

Y es posible que volvamos a eso más adelante. Pero preguntas con razón sobre Estados Unidos, porque en muchos sentidos, partes de la economía mexicana son como un apéndice de la economía estadounidense, mucho más grande. Y tienes razón, la economía estadounidense lo es. La recesión ha sido la más anunciada. Eso nunca ha sucedido, pero creo que sucederá. Así que veo una recesión leve a principios de 2024. Pero no deberíamos asustarnos demasiado. No es comparable a la crisis financiera ni a la recesión del COVID. Esta será una recesión superficial. Y creo que hay varias razones por las que las cifras del tercer trimestre han sido extraordinariamente sólidas en los Estados Unidos, y eso se debió principalmente a dos factores. Uno es el consumo privado y el otro es la acumulación de inventarios. Entonces, la primera acumulación de inventario ya se ha completado. Si nos fijamos en los estándares históricos de inventario sobre ventas, ahora volvemos a donde las empresas quieren estar. Entonces no hay ningún empujón proveniente de ese lado. En términos de demanda y de consumo privado, nuestra indicación es que cada vez más hogares han agotado el exceso de ahorros que han acumulado durante los cheques de pago de COVID que recibieron.

 

Además, 40 millones de estadounidenses están pagando ahora nuevamente el servicio de la deuda de préstamos estudiantiles. Entonces eso fue una moratoria. Entonces había más dinero disponible para el consumo. Eso ya no existe. Y, por supuesto, los aumentos de las tasas de interés que hemos visto todavía se están reflejando en la economía real. Así que todavía no hemos visto el efecto completo de eso. Así que esto continuará hasta principios de 2024. Y otro factor que en los últimos años ha estado impulsando la demanda y el crecimiento es el gasto del sector público. Y ahora, con el conflicto político entre republicanos y demócratas y estas batallas periódicas sobre el techo de la deuda o los cierres de gobiernos, ha llevado a una situación en la que la administración Biden tiene que ejecutar un presupuesto muy ajustado, excepto para el ejército, que está aceptado de esas restricciones. Pero el gasto discrecional está prácticamente congelado, por lo que no habrá demanda por ese lado. Así que realmente no hay mucho impulso por parte de la demanda. Y, por supuesto, la demanda externa también está cayendo debido a la desaceleración de la economía mundial. Entonces, en general, para mí, eso equivale a una recesión leve a principios del próximo año.

 

[08:56] – Lucero Álvarez

Siguiendo el camino de la economía. Moritz gracias por acompañarnos. Estados Unidos creció un 4,9% anual en el tercer trimestre de este año. El país tiene consumo interno y un mercado laboral fuerte, pero es posible que se observe una desaceleración en el último trimestre. ¿Crees que Estados Unidos puede evitar una recesión el próximo año? ¿Y qué opinas de las elecciones?

 

[09:31] – Moritz Kraemer

Bueno, creo que en mi análisis de recesión el riesgo probablemente sea el consumo. Es fácil cometer el error de subestimar al consumidor estadounidense. Siempre hay una especie de demanda proveniente de alguna parte, y las tarjetas de crédito están al máximo y todo eso. Así que podría ser que estemos evitando eso por una pizca. Las elecciones en sí probablemente tendrán poco impacto en la economía el próximo año porque las elecciones se celebrarán a finales de año. Por supuesto, existe una gran incertidumbre sobre el camino más allá de las elecciones federales y presidenciales, porque tenemos dos candidatos y dos partidos con enfoques muy diferentes para casi todo, incluida la política económica. Estamos observando que, especialmente en el lado republicano, vemos crecientes instintos proteccionistas, lo que significa que ya sabemos desde la primera presidencia de Trump que los republicanos son cada vez más alérgicos a los déficits comerciales con otros países. Y Estados Unidos tiene déficits comerciales con la mayoría de los países del mundo. Y seguirá siendo así porque es sólo una consecuencia de tener la moneda de reserva global. Es necesario tener un déficit para que los extranjeros puedan comprar sus valores.

 

Pero se trata de un análisis económico relativamente complejo, algo que se les escapa a muchos de los asesores de ese grupo. Por eso me preocupa que una presidencia republicana, y una presidencia de Trump en particular, conduzca a una mayor reducción de la integración global a través del proteccionismo, a través de aranceles más altos, a través tal vez de obstáculos no arancelarios al comercio. Y eso, por supuesto, produciría un mayor efecto de dumping en la economía mundial, porque el comercio internacional es una situación en la que todos ganan. No es esa mentalidad de suma cero que algunos y el lado republicano conocen. Un lado gana y el otro pierde. En realidad, todos estamos mejor como nación. Dentro de las naciones, hay problemas de distribución que han llevado al ascenso de Donald Trump y su movimiento y del movimiento MAGA. Pero en general, Estados Unidos está en mejor situación. Y si tenemos más restricciones al comercio, será inflacionario para Estados Unidos, lo que significa que la Reserva Federal tendrá que mantener las tasas de interés más altas, pero también reduciría el bienestar del país en general. Entonces, creo que esa es la mayor incertidumbre sobre ¿adónde iremos? ¿Podemos detener la tendencia de desintegración y fragmentación global, o se acelerará? Y esa es una gran decisión; creo que rara vez ha habido una elección estadounidense en la que haya tanto en juego.

 

[12:41] – Alejandro Padilla

Como mencionaste, creo que estos factores geopolíticos serán una cuestión clave a incorporar, y creo que representan importantes obstáculos para la economía global en el futuro. Pero permíteme hablar de otro tema que ha sido un importante impulsor para los inversores en los mercados globales. Hemos estado experimentando mucha volatilidad en los últimos meses, y esto tiene que ver con los bancos centrales y esta idea de que tal vez estemos en un nuevo paradigma en el que las tasas de interés son más altas por más tiempo. Y en este sentido, creo que tenemos que empezar a tener una comprensión profunda de los errores de política que cometieron algunos bancos centrales. No sé si estás de acuerdo conmigo, pero la Reserva Federal, y especialmente el presidente Powell, fueron demasiado indulgentes con la inflación. Podemos recordar esta idea de inflación transitoria, y no era transitoria en absoluto. Luego, la Reserva Federal empezó a subir las tasas a un ritmo muy rápido, pero ya era demasiado tarde en comparación con otros bancos centrales. Y ahora creo que hay dudas importantes sobre qué van a hacer los bancos centrales con los niveles actuales de inflación. Y con esta idea de que tal vez en algunos años podamos alcanzar nuevos RSAR o tasas neutrales que serán más altas que en el área de la pandemia anterior.

 

Entonces no lo sé. ¿Cuál es tu opinión sobre la Reserva Federal? Además, el BCE se encuentra en una posición muy difícil, al igual que el Banco de Inglaterra. Entonces, ¿puedes compartir con nuestra audiencia tus puntos de vista sobre los bancos centrales? ¿Qué deberíamos esperar de las tasas de interés y cómo esto realmente puede marcar una diferencia en términos del desempeño económico del mundo y también de los mercados? Por favor.

 

[14:44] -Moritz Kraemer

Sí, los bancos centrales, todos los que se mencionaron, y casi todos los demás, incluido el Banco de México, ya no quieren subir las tasas de interés. Esa ha sido mi posición desde hace bastante tiempo. Y las alentadoras cifras de inflación que hemos visto en las últimas semanas, tanto en la Eurozona como en Estados Unidos, han llevado a algunos inversores, y en México, de hecho, a algunos inversores a creer que, tal vez veamos recortes de tasas antes de lo que pensábamos y, como consecuencia, los mercados se hayan recuperado. Haría una pausa antes de llegar a esa conclusión. Es cierto que la inflación está bajando, pero será mejor que baje, y eso sin duda provocará un cambio en los consejos de gobierno para no hacer más. Pero si nos fijamos en la tasa básica y en los riesgos del efecto de segunda ronda en términos de un mayor crecimiento salarial, creo que todavía no estamos fuera de peligro. Y mencionaste los errores políticos del pasado. Esta es una cuestión de credibilidad del banco central. Por lo tanto, dudarían en recortar las tasas, lo que podría resultar más adelante de forma prematura, porque no hay nada más vergonzoso que reducir las tasas y luego tener que volver a una racha de subidas.

 

Así que creo que esperarán hasta que se sientan cómodos y puedan ver con mayor confianza que la tasa general va a bajar, pero también que la tasa subyacente está bajando. Es cierto que el objetivo es la tasa general, pero sabemos qué ha estado impulsando la inflación y están muy preocupados por los efectos de la segunda ronda. Y no quieren enviar la señal al mercado y a los reguladores salariales de que hemos terminado. Y hemos visto en Estados Unidos la negociación de los trabajadores del sector automotriz que fue bastante pronunciada. No quieren ver eso porque tenemos una recesión, si tenemos casi  empleo pleno, eso es nuevo. Y los bancos centrales deben reaccionar ante eso. Y es por eso que creo que probablemente permanecerán en esta meseta durante más tiempo de lo que muchos inversores creen. Así que creo que hacia mediados del próximo año la Reserva Federal comenzará a recortar y el BCE más tarde. El proceso desinflacionario en Estados Unidos probablemente esté un poco más avanzado y luego disminuirá gradualmente a lo largo de varios trimestres. Pero no volveremos al entorno de tipo cero o al entorno de tipo casi cero que teníamos, a menos que suceda algo totalmente inesperado, que nunca podremos excluir.

 

Pero probablemente haya poco interés en volver a abordar ese tema, porque hemos visto lo difícil que es hacer algo con tipos de interés cero o incluso negativos, ya que en Europa no ha ayudado realmente a deflactar ni a combatir la deflación. Por lo tanto, esperaría que terminaran alrededor del 2%.

 

[17:59] – Lucero Álvarez

Los gobiernos se enfrentan a una situación difícil debido al aumento de los precios de los alimentos y la energía. Según el Fondo Monetario Internacional, la política fiscal puede ayudar a las personas a superar una crisis del costo de vida. ¿Cuál es su percepción sobre la situación fiscal en el mundo? ¿Crees que tenemos economías resilientes? ¿Qué riesgo ves?

 

[18:27] -Moritz Kraemer

No, debo decir que los riesgos son ciertamente elevados. Antes de convertirme en economista en jefe aquí en el banco, estuve durante casi 20 años dirigiendo el equipo de calificación soberana de SMP. Entonces tengo un poco de experiencia con eso. Y es que, si pienso en lo que habríamos pensado entre 2010 y 2012, cuál sería el índice de deuda en el momento en el que nos encontramos ahora, no habríamos estado ni cerca de eso. Entonces recuerdo la degradación de Estados Unidos en 2011, de donde yo formaba parte. Entonces recuerdo cuál era la suposición sobre la deuda federal para el año 2020. Y el gobierno se quejó de que estábamos equivocados y estábamos equivocados porque nuestras estimaciones eran en realidad demasiado bajas. Es mucho, mucho más alto ahora de lo que incluso habíamos anticipado en aquel entonces. Y ahora las tasas de interés están subiendo. Y eso hace que el servicio de la deuda sea mucho más difícil. Es muy fácil de calcular en el reverso del sobre. Entonces, si tienes una deuda del 100% del PIB, que es una especie de promedio del mundo industrializado, y toda la curva de rendimiento sube 200 puntos básicos, eso significa que tienes un 2% más del PIB en términos de servicio de la deuda que necesitas. Encontrar un lugar, no de la noche a la mañana, lleva tiempo, sino varios años.

 

Y esto se suma a otras tensiones fiscales, como el envejecimiento de las sociedades, lo que significa que hay menos contribuyentes, pero hay más pensionados, más personas mayores que necesitan más servicios de atención, necesitan más servicios de salud, etcétera. Y todos sabemos en Estados Unidos, por ejemplo, que Medicare es el verdadero problema. Esto es como un tercer carril de la política estadounidense. Nadie quiere tocarlo. Todo el mundo lo ve. Y si continuamos en esta trayectoria, el nivel de deuda no será sostenible. Todavía tenemos algo de tiempo para adaptarnos, pero debemos aprovechar ese tiempo y hacerlo de manera inteligente. Por eso creo que la priorización del gasto es importante. Pero también creo que en muchos países probablemente tengamos que aceptar que sus impuestos tendrán que aumentar para que las cifras cuadren, porque el problema no es sólo el déficit, sino también que el crecimiento del denominador se está desacelerando. Acabas de mencionar al FMI, que acaba de publicar su pronóstico el mes pasado. Y en los próximos cinco años, el crecimiento económico mundial será el más bajo que jamás hayan calculado desde que comenzaron en 1990. Así que hay un crecimiento menor, hay más gasto y se comienza con una deuda alta.

 

Así que no es muy difícil ver cómo se desarrollará este desafío. Y la mayoría de los gobiernos o la mayoría de las sociedades todavía no están realmente preparadas para enfrentar esto y enfrentar las verdades incómodas sobre este desequilibrio fiscal. Pero es fundamental que lo hagamos, porque si no damos la vuelta a esta situación, la política monetaria podría perder su poder, porque podríamos terminar en una situación que los economistas llamamos dominación fiscal, en la que el banco central ya no puede subir las tasas de interés. sin crear una crisis fiscal, y no debemos llegar allí en absoluto. Así que mi esperanza es que las autoridades hagan algo responsable y estabilicen los déficits.

 

[21:56] – Alejandro Padilla

Permíteme mencionar sólo un par de cosas que has mencionado hasta ahora, especialmente en la parte fiscal. Pero cuando se habla de que Estados Unidos tiene una moneda de reserva, ya sabes, ese gran debate actual sobre la política monetaria moderna. Hace algunos meses tuvimos otro colega alemán del IIF, Robin Brooks. Ya tuvimos esta discusión antes. Sé que lo conoces bien y que no le gusta mucho la TMM. Pero me gustaría saber, ¿qué opinas de esta idea de Stephanie Kelton y de esta gente que realmente piensa que no importa lo que suceda fiscalmente en EE.UU., dado este estatus de moneda de reserva? Realmente no lo creo. Estoy más de acuerdo con tu posición que la que mencioné antes, pero me gustaría comprender mejor lo que piensa el Dr. Moritz Kraemer sobre la política monetaria.

 

[23:06] -Moritz Kraemer

Sí. ¿No sería hermoso si la MMT fuera cierta? Bien. Porque entonces viviríamos en una especie de paraíso. Básicamente podemos hacer lo que queramos y no llegará el día de la verdad. Y creo que Stephanie Kelton y otros tienen razón, incluido mi ex colega de SMP, que era economista en jefe, es que tienes mucha más flexibilidad si eres la moneda de reserva. Entonces es un poco como una banda elástica. Así que puedes tirar y tirar y tirar, pero incluso la banda elástica más fuerte a veces se rompe. Y no hay ninguna advertencia cuando se rompe. No es que de repente escuches un sonido y retrocedas. Solo pasa. Y lo hemos visto una y otra vez con las crisis de deuda soberana. No hay ninguna advertencia, simplemente cae sobre ti. Y cuando esto sucede, ya es demasiado tarde para reaccionar. Así que Robin es un buen amigo mío y vemos muchas cosas similares, y estoy de acuerdo en que esta es una de esas cosas que a largo plazo simplemente no pueden cuadrar lo que es verdad. Siempre hay también. Donde hay un deudor, también hay un acreedor. Y si fueran las mismas personas en la misma nación las propietarias de la deuda, se podría decir que simplemente se podría compensar esto y la sociedad estaría libre de deudas.

 

Pero sabemos con seguridad que los individuos no están contentos con renunciar a su dinero y dárselo al gobierno sin quejarse o sin verse obligados a hacerlo, mediante impuestos, por ejemplo. Bien. Así que creo que es cierto que probablemente tengamos más capacidad de endeudamiento en muchos países de lo que, incluido yo mismo, probablemente habríamos creído posible hace 20 ó 25 años. Pero eso no significa que sea ilimitado. Y como no sabemos cuál es el límite de velocidad, advertiría que no se lo tomen demasiado en serio, y el servicio de la deuda debe pagarse con los ingresos actuales. En lo único en lo que estoy de acuerdo es en lo que escucho mucho de algunos de los halcones fiscales: bueno, alguien tiene que pagar todo esto en el futuro. No tu no. Quiero decir, sólo tienes que darle la vuelta. Y en el caso de las crisis de deuda soberana, y puedo hablar aquí desde múltiples experiencias, nunca es una cuestión de solvencia, siempre es una cuestión de liquidez. De repente el mercado se cierra porque tienes algunas dudas. Y esto lo has visto en México en el 82 y ¿cuándo fue el 94? No es una cuestión de solvencia. De repente el análisis de sostenibilidad de la deuda te pone en rojo.

 

Es que ocurre algún acontecimiento político y los inversores se van. Y si los inversores son extranjeros o locales es casi secundario.

 

 

[26:29] – Alejandro Padilla

Tienes mucha experiencia y sabes mucho sobre la economía mexicana. Por eso también queremos tener esta conversación sobre México. ¿Qué opinas de la economía mexicana? ¿Cuál es tu opinión, las perspectivas para 2024 y más allá? ¿Y ahora que estás de visita en México? No sé. ¿para qué hora? ¿Cuántas veces has estado aquí? No sé. Muchas veces. Se puede ver que hay un revuelo en México sobre el nearshoring. Ese es el tema clave del que todo el mundo habla en México. Por eso, nos encantaría escuchar tus opiniones sobre el nearshoring y el potencial de la politica en México.

 

[27:12] -Moritz Kraemer

Sí, en realidad soy bastante optimista acerca de México, y no lo digo porque quiera ser amable aquí. Generalmente creo que sí. Como dijiste, he estado trabajando bastante intensamente en México durante mucho tiempo. Pero luego hice algo muy diferente durante mucho tiempo. Y ahora, volviendo y estudiándolo un poco más en detalle, también por las implicaciones que podrían ocurrir después de las elecciones del próximo año, en realidad veo muchas mejoras en México. Y ahora tenemos una situación en la que, de todos modos, México es considerado uno de los mercados emergentes. Es una de las economías más orientadas a la estabilidad actualmente. El banco central es una institución esterlina. Te felicito por eso. No siempre ha sido así y creo que el mundo lo acepta. Y puede que sea sólo una coincidencia, pero el hecho de que un ex gobernador del Banco Central de México esté ahora al frente del Banco de Pagos Internacionales con el Banco Central de los bancos centrales, como dicen, es una insignia de honor, y yo creo que es bien merecido.

 

México es probablemente uno de los pocos países que seguramente se beneficiará de la desglobalización. Y están dentro de la tienda de campaña del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Nosotros, en Europa, perdimos el tren. No aprobamos TTip. Y ahora también lo es para empresas de Alemania. Cuando hablo con empresarios allí, la gente mira a México con mucho mayor interés del que han tenido en mucho tiempo, porque están afuera, y especialmente si tenemos otra presidencia de Trump y otra guerra comercial con Estados Unidos. , con la UE, uno quiere estar dentro de la tienda de campaña, y México está dentro de la tienda de campaña. Así que creo que este es un punto óptimo y es importante que se utilice. También es importante que los beneficios se distribuyan más o menos, no equitativamente, pero que no recaigan únicamente en la región norte o las élites urbanas, porque de lo contrario, esta cohesión relativa en la sociedad podría estar en riesgo.

 

[31:41] -Lucero Álvarez

Y el año que viene veremos algunos factores que tendrán un impacto en la economía. Y hablando contigo de ello pues, antes de terminar la charla, tenemos una sección llamada Gurú, Economico, en la que nuestros invitados recomiendan un libro y un vino. ¿Puedes compartir con nuestra audiencia tu recomendación, por favor?

 

[32:11] -Moritz Kraemer

¿Un libro y un vino? Sí, eso está fuera de mi conocimiento, así que no recomiendo mi tesis doctoral, aunque si quieres, también puedo compartirla contigo. Pero en realidad las ventas no han sido muy buenas, así que tal vez debería hacerlo. Entonces el vino probablemente sea más fácil. Así que me gusta casi todo lo que tiene la palabra Chardonnay. Y hay una bodega en particular cerca de donde vivo, junto al río Rin, que elabora un maravilloso Chardonnay envejecido en barricas de roble. Y con solo pensar y hablar de ello, siento la necesidad. Entonces esa es mi respuesta. El libro. No, el vino, tal vez debería añadir, porque soy de Frankfurt, lo que tenemos es una especialidad local, que es el vino de manzana. Esa es probablemente mi primera respuesta, pero no viaja muy bien, así que la guardo en mi bolsillo como plan B en los libros. Así que veamos. Entonces estando en México, un libro que me gustó mucho y que leí dos veces, es de Laura Esquivel Como Agua para Chocolate. Creo que sólo el color, el sabor, el romance y el drama, es muy barroco. Así que realmente me gustó. Por cierto, también me gustó la película, pero es un gran libro.

 

[33:41] – Alejandro Padilla

Muchas gracias. Realmente apreciamos todos los comentarios y esperamos poder tenerte nuevamente aquí en Norte Económico. Gracias, Dr. Moritz Kraemer.

Noticias Banorte